10 excusas para no ir a una boda y quedar bien

Existen muchas razones personales para rechazar la invitación a una boda pero en algunas ocasiones necesitaremos echarle imaginación y hacer uso de excusas para no ir a una boda que resulten creíbles y que ayuden a quedar bien delante de quienes nos extendieron la invitación.

Por desgracia no siempre tenemos a mano un buen motivo para esquivar una boda a la que no queremos ir y acabamos pasando por caja. Es por esa razón que el día de hoy presentamos un listado con 10 excusas para no ir a una boda que te ayudaran a ahorrar algunos momentos incómodos y algo de dinero.

personas si excusas para no ir a una boda

Excusas para no ir a una boda

1. Tengo planificado un viaje

El hecho de mencionar que ya tenemos planificado un viaje hace que quien nos invita a una boda evite insistir en la invitación, principalmente porque la organización de un viaje implica reservas y muchos preparativos que no pueden modificarse fácilmente y por tanto se convierte en una de esas excusas para no ir a una boda que son infalibles. Por supuesto, la excusa puede ser real, o inventada pero siempre funciona muy bien.

2. Estoy sin trabajo

El desempleo es otra de las excusas para no ir a una boda que resulta altamente efectiva. Si estas sin trabajo, no dudes utilizar esta manera de evadir el compromiso, ya que es bien sabido que asistir a una boda requiere la realización de una serie de gastos entre los que se incluye el regalo a los novios, despedidas de soltero y soltera, traje de gala, etc.., por tanto, tener una etapa de incertidumbre económica puede ser una alternativa para evitar este compromiso educadamente.

3. Tengo trabajo ese fin de semana

Una de las cosas a la que mayor respeto se le otorga dentro de nuestra sociedad es al trabajo y es por eso que una de las excusas para no ir a una boda es justamente tener trabajo pendiente para ese día o ese fin de semana.

Es una de las excusas que nos permite ahorrarnos el sentimiento de culpa, ya que todos los involucrados lo pueden entender, sobre todo si sueles trabajar los fines de semana.

4. No me siento bien a nivel personal

Las rupturas amorosas y todo el drama que involucran las mismas puede ser la ayuda perfecta para evitar asistir a este compromiso.

Una persona que atraviesa un momento personal difícil necesita de tiempo a solas y una boda no es precisamente el mejor ambiente para alguien que acaba de terminar una relación y quiere olvidarse por un momento de todo lo que representan las relaciones de pareja.

5. Estoy a la espera de noticias importantes

Cambiar de domicilio, una operación, una consulta médica o una entrevista de trabajo importante son algunas de las cosas que podemos tomar como excusas para no ir a una boda.

En parte esto no tiene nada de extraño, porque esta clase de momentos en que nuestra vida permanece a la expectativa de una noticia son bastante comunes y seguramente los novios van a entender este asunto.

6. Es imposible por la distancia

Vivir lejos puede ser otro buen motivo para no ir a una boda, de hecho, si vives lejos hay muchas probabilidades de que ni siquiera recibas la invitación, sino que recibas previamente la invitación informal vía telefónica y puedas dar la excusa de la distancia para evitar movilizarte a ese compromiso.

7. Tengo otra celebración en la agenda

Las reuniones familiares o el cumpleaños de amigos íntimos o familiares de tu pareja tienden a estar por encima de compromisos sociales como la boda de un conocido. Por ello puede ser otra buena forma de salir airoso de la incómoda situación de no querer asistir a una boda.

8. Estoy un poco enfermo

Quizás una de las justificaciones más comunes para no asistir a cualquier clase de evento es el hecho de encontrarse enfermo. La enfermedad es una eventualidad de la que casi nadie está exento alguna vez en la vida y es un recurso que podemos aprovechar y utilizar como una mentira blanca para no vernos obligados a asistir a una boda.

9. Tengo visita de mis suegros

Los suegros pueden ser el pretexto perfecto para no tener que ir a una boda de alguien que realmente no nos interesa o no tenemos el ánimo suficiente para participar de celebraciones. Los suegros siempre son importantes aunque en ocasiones sus visitas resulten incomodas e inoportunas, pero lo bueno es que esta evasiva puede ser bastante creíble.

10. Sinceridad

Para que los novios no se sientan despreciados y tampoco presionen por tu asistencia, lo mejor es ser sinceros. Si no tienes una buena excusa, pero realmente no deseas asistir, lo mejor es ser transparente y honesto en todo momento, sobre todo cuando se trata de una persona que es de nuestra entera confianza.

VALORA ESTA ENTRADA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al dejar un comentario se solicitan datos personales como tu nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximas visitas. Responsable de los datos: Gedeseme Siglo XXI S.L. | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatario: No se comunicarán datos a persona u organización alguna | Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos | Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado | Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en nuestra página web despedidasmolamola.com +info.